Azucarera
La tapa de esta azucarera, que tenía un valor sentimental, se había roto. Una opción podría haber sido enganchar los pedazos , pero el cliente prefirió encargar una nueva tapa, aunque el color no quedara exactamente igual. En deFang se hizo otra tapa con el mismo encaje que el original y se añadió una muesca para la cucharilla.