Tazas familiares
Este fue un encargo muy bonito y el resultado final todavía lo fue más. deFang torneó 12 tazas, una para cada miembro de la familia, según la forma y las medidas escogidas, las pulió y las pintó siguiendo las indicaciones del cliente. Lo que le dió a este encargo una personalización muy especial fue que el cliente quería que cada taza llevara escrito el nombre del familiar a quien iba a pertenecer, pero tal y como las nietas de la familia se dirigen a aquella persona. Por este motivo, las dos niñas vinieron una tarde a hacer un taller en deFang, donde escribieron ellas mismas el nombre a cada taza. El resultado se muestra en la fotografía: totalmente personal e intransferible.